En blog

En Lumipark nos interesa apoyar al medio ambiente, por ello es que nos destacamos en tener líneas de productos ecológicos como el mobiliario urbano y botes de basura ecológicos. En la actualidad no se considera un lujo o simple ornamentación tener botes de basura en las esquinas, que por cierto es la cantidad recomendada para aminorar los niveles de contaminación. Un bote de basura debe estar ubicado en las zonas de mayor afluencia, para que la gente no sienta tentación por dejar caer el empaque o botella, hacia el piso y de forma muy casual.

Datos recientes han puesto al descubierto que en México se producen alrededor de 84 mil 200 toneladas de basura diariamente. De esta cantidad, alrededor del 77% es recolectada de forma segura y oportuna, pero el restante de alrededor de 57 mil toneladas de desperdicios, son abandonados en tiraderos, lotes baldíos, ríos, caminos y en las calles, produciendo además de contaminación el riesgo a que las alcantarillas se tapen en época de lluvias.

La contaminación y mal manejo de los desperdicios provoca enfermedades en los seres humanos, ya que el ciclo natural de descomposición de los desperdicios permite y fomenta la proliferación de fauna nociva que además contamina de forma significativa el aire que respiramos.

La mayoría de las personas tiene la creencia de que la basura que está en las calles es la única que puede provocarnos enfermedades, sin embargo también podría afectarnos en casa. Cuando se comparte un bote de basura por edificio o por colonia, es importante que los desperdicios siempre queden depositados dentro del bote de basura y que a su vez sea retirada de forma constante por el camión recolector, porque de no ser así, los desperdicios pueden causar serios problemas de salud a los inquilinos de aquel edifico o zona departamental.

En Lumipark contamos con modelos de botes para basura orgánica e inorgánica, apoyando aún más al proceso de recolección.

En México, la consciencia para generar un medio ambiente más sano y limpio se ha generado de manera colectiva, desde la década de los setenta, fecha en que arrancó en la Ciudad de México la primera campaña para exhortar a la población a cuidar el medio ambiente, colocando botes de basura en áreas verdes o zonas públicas, además de sumar a todos los medios de comunicación para exhortar a la cooperación de la ciudadanía de forma masiva.

Los gobiernos de diversos países alrededor del mundo ya comenzaban a cuestionarse sobre la contaminación del medio ambiente y en la mayoría de los países Europeos, ya contaban con leyes e instituciones que se ocupaban de reutilizar los desechos orgánicos o que procesaban los inorgánicos en sus ciudades. En la actualidad, la población mundial sigue en crecimiento, sin embargo la venta de contenedores de basura no ha incrementado en muchos años.

Cuando la basura permanece durante mucho tiempo expuesta al aire libre, puede provocar diversas enfermedades en la piel, los ojos, las vías respiratorias y el estómago. En verano invierno, es muy común que las personas que habitan cerca de tiraderos clandestinos sufran de enfermedades respiratorias muy severas a causa de las miles y miles de toxinas peligrosas que son arrojadas al medio ambiente.

Por otra parte, a causa de las altas temperaturas, el índice de partículas contaminantes suspendidas en el aire aumenta durante los meses de verano. Además, el calor también está disparando la contaminación de ozono, que puede agravar las enfermedades respiratorias y cardiopulmonares.

El ozono tiene dos maneras de formarse, uno positivo y otro negativo. El primero, es aquel que forma parte de la estratósfera, que protege de la radiación ultravioleta. El segundo se presenta a nivel del suelo y se forma por reacciones químicas entre otros contaminantes.  El ozono puede disminuir la función pulmonar a largo plazo e inflamar las vías respiratorias.

Los síntomas pueden incluir tos, irritación de la garganta, ardor o malestar en el pecho, hasta dificultad para respirar. La exposición a corto plazo, también puede afectar temporalmente a los pulmones, el tracto respiratorio y los ojos, además de aumentar la sensibilidad a las alergias.
En nuestro país hace falta la cultura cívica para hacer conciencia sobre la responsabilidad de sus desperdicios, utilizando siempre el mobiliario urbano adecuado, como los contenedores de basura orgánica e inorgánica

Cientos de habitantes utilizan las calles como sus tiraderos de basura, sin tomar en cuenta las consecuencias que pueden acarrear; desde enfermedades gastrointestinales que se adquieren a través de la contaminación de los alimentos que se preparan en la calle o cerca de depósitos de basura que no se han desalojado, lo que causa serias enfermedades como la salmonelosis o la fiebre de malta.

Además de contar siempre con un bote de basura al alcance, existen diferentes recomendaciones para evitar ser parte de la contaminación masiva, no se debe arrojar basura a la calle, no se debe quemarla ya que es una de las principales fuentes de contaminación de hollín, tratar de trasladarse en bicicleta en tramos cortos, reducir el consumo de envases plásticos, además de evitar cocinar a leña o carbón.

En Lumipark, nuestra misión es proveer a nuestros clientes de mobiliario urbano ecológico de plástico reciclado de la más alta calidad, el proceso con el que tratamos nuestros botes de basura de metal, se realiza con pintura poliéster al horno y galvanizados, lo que los convierte en los depósitos de basura ideales para instalarse en las calles de nuestro país. Los cestos de basura que nos distinguen son fabricados en serie bajo estrictos procesos y normas internacionales, ya que son fabricados en Europa y cuentan con 5 años de garantía.

El tipo de pintura que utilizamos para nuestros cestos de basura, los hace perfectos para estar al exterior, previene la corrosión, oxidación y ralladuras leves, además el diseño es de calibre grueso de acero, lo que garantiza que pueden resistir golpes moderados y así nuestros clientes confían en la garantía de nuestros productos, durante años y años del mejor servicio, con un diseño exclusivo.
Siempre utilizamos materiales de la más alta calidad, por lo que además puede resistir climas extremos sin sufrir modificaciones en el color original.

Los materiales van desde madera, plásticos, metal, aluminio anonizado AG3, fundición dúctil, acero inoxidable, acero galvanizado, acero corten oxidado, acero pintado en oxirón o acero pintado al horno.

En Lumipark nos interesa apoyar al medio ambiente, por ello es que el mobiliario urbano para parques que ofrecemos, como los contenedores de basura no solo facilitan la separación de residuos, sino que también contribuyen a mejorar las condiciones medioambientales que hoy en día enfrenta nuestro mundo.

Publicaciones recientes

Empieza a escribir y presiona Enter para buscar