En blog

Las bancas de metal para jardín son componentes básicos del mobiliario para espacios exteriores ya sea para jardines terrazas, patios, parques, plazas de uso privado o público. Hoy en día estos elementos, al igual que otros de mobiliario exterior, son fabricados en una extensa variedad de materiales y diseños, por lo que no resulta difícil encontrar aquellos que se adapten de mejor manera a distintas necesidades.

Si bien, muchas personas deciden guiarse únicamente por el diseño de las bancas para su elección de compra, lo ideal es que se priorice el tipo de material empleado y conocer la forma en qué se empleará, por ejemplo existen necesidades como, el que debe ser resistente a la exposición a la intemperie, ofrecer un buen tiempo de vida y requerir de un mantenimiento mínimo.

Es gracias a que reúne todas estas características que, a pesar de que cada vez se emplean más materiales en la fabricación de bancas, las de aluminio continúan siendo la mejor opción y en esta ocasión en el blog de Lumipark hablaremos de las ventajas de este material y del tipo de cuidados que requiere para mantenerse en perfectas condiciones por más tiempo.

Para comenzar, conviene que hablemos de las características que se recomienda buscar en el mobiliario destinado para su uso en espacios exteriores, lo fundamental en este tipo de mobiliario, es que resista la exposición a la intemperie. La humedad, la temperatura, la luz, el polvo y los insectos son los factores que mayor daño pueden ocasionar a los materiales y los muebles para jardines no pueden escapar de la exposición a ellos, salvo en aquellos casos en que se colocan bajo estructuras especiales diseñadas especialmente para protegerlos.

Es por esta razón, que al momento de seleccionar el mobiliario para exteriores, se recomienda preferir aquellos materiales que sean resistentes, tales como el aluminio, el hierro y el acero inoxidable, que son por de más muy duraderos, aunque también puede optarse por la madera o por los plásticos. En este punto es necesario que mencionemos que a pesar de que los materiales metálicos son más resistentes a los factores que ocasionan daño, también pueden deteriorarse por oxidación y corrosión, para evitarlo o detener los daños causados, se les tiene que dar un mantenimiento periódico que permita prolongar su tiempo de vida útil.

Aunque en términos generales las bancas de metal para jardín y otros elementos de mobiliario exterior de materiales metálicos, ofrecen mayor resistencia y durabilidad no esperamos que se dejen llevar ciegamente por la opinión de los expertos. Lo ideal es que elijan el mobiliario a partir de un análisis de las características de los materiales y los beneficios que pueden ofrecer en función de sus necesidades, en este análisis conviene que se tenga conocimiento de aquellos factores que potencialmente ocasionan daño en los materiales y que se encuentran presentes, en el espacio donde se piensa colocar el mobiliario, así como la frecuencia de uso que se le dará al mismo y por supuesto, el factor decorativo y económico.

A pesar de que la tendencia general es basar la decisión en el diseño del mobiliario o en su precio, si realmente quieren hacer una buena inversión, les sugerimos tomar en cuenta los otros factores, pues al final del día la durabilidad y resistencia evitarán que las bancas, mesas, lámparas o cualquier otro elemento se tengan que reemplazar al poco tiempo, lo que representaría gastos continuos ya sea en mantenimiento o en compra de mobiliario nuevo.

Como ya mencionamos, los materiales metálicos son los que ofrecen la mayor resistencia, y entre ellos el aluminio es considerado una de las mejores opciones. Esto se debe a su alta resistencia al ataque de agentes causantes de corrosión, al igual que al calentamiento por exposición al sol y a los golpes, además de ser muy ligero y requerir de un mantenimiento mínimo.

Son estas características las que lo han llevado a convertirse actualmente en el material más empleado en la fabricación de mobiliario para espacios exteriores, tanto para áreas públicas como plazas, parques y jardines, como en establecimientos que cuentan con zonas de servicio exterior y en el hogar. Además es posible encontrar fácilmente diseños que satisfagan los requerimientos de decoración de cualquier entorno donde se proyecte su uso, gracias a que se trata de un material fácil de moldear, lo que reduce también sus costos de procesamiento y por tanto puede ser más económico que otras opciones utilizadas tradicionalmente, como es el caso del hierro.

Además de las características del material, al momento de elegir mobiliario conviene evaluar el espacio donde se colocará y el tipo de uso que se le va a dar. Para quienes disponen de poco espacio y necesitan una opción que les permita mover los elementos de un lugar a otros, por ejemplo, para resguardarlos cuando no estén en uso, el aluminio es una excelente opción pues es mucho más ligero, siendo esta una de las razones por las que se ha popularizado más en restaurantes que ofrecen servicio en terrazas, ya que en el caso de las sillas se pueden mover y apilar sin ningún problema, y además no pierden estabilidad, contrario a lo que se piensa comúnmente, cuando hay fuertes vientos.

Por la parte de la resistencia a los agentes corrosivos caba explicar que se debe a los tratamientos especiales que recibe el material con formulaciones químicas que además de protegerlo, le da un acabado agradable a la vista, tema del que hablaremos en futuras publicaciones en el blog de Lumipark.

En cuanto al tipo de mantenimiento que requieren las bancas de metal para jardín  y otro tipo de mobiliario fabricado con el mismo material se encuentra la limpieza periódica. El aluminio es muy fácil de limpiar pero necesita que se retiren las partículas de su superficie para evitar su acumulación y que esto provoque un daño. Para hacer esta limpieza, basta con pasar un paño o una esponja humedecida en una solución de agua y detergente suave y posteriormente enjuagar con agua para retirar los restos del producto y finalmente secar perfectamente.

Esto es suficiente para que los muebles se conserven en buenas condiciones, pero en aquellos que tienen un mayor tiempo de vida podría ser necesario aplicar un barniz antioxidante o una nueva capa de pintura, en especial si ya presenta daños por corrosión, los que se pueden retirar lijando el óxido con un cepillo de alambre rígido para posteriormente lavar la superficie y tras el secado, aplicar el producto antioxidante para protección.

Esperamos que esta información les sea de utilidad para elegir y darle mantenimiento a su mobiliario para exteriores. Les recordamos que en Lumipark contamos con bancas de metal para jardín de la más alta calidad, las que podrán encontrar en nuestro catálogo en línea. Si desean solicitar mayor información sobre nuestros productos o asesoría especializada para hacer su compra, pueden ponerse en contacto con nosotros sin ningún compromiso, en Lumipark con gusto los atenderemos.

Publicaciones recientes

Empieza a escribir y presiona Enter para buscar